Psicologia

Adiós: 3 razones por las que la irritación no conduce a nada bueno.


Se nos ha enseñado desde la infancia que necesitamos perdonarnos unos a otros. Y esto es cierto: por el hecho de que guardas rencor contra alguien, no será mejor para ti ni para quien te ofenda. ¿Cuáles son los argumentos para perdonar a todos?

El insulto te está comiendo por dentro.

A veces sucede que una persona ya ha olvidado que usted se siente ofendido por ella. Pero tu ofensa sigue contigo, te atormenta y no te permite vivir en paz. Déjala ir, y tu vida será mucho mejor y más placentera, y la carga que te ha presionado durante tanto tiempo finalmente desaparecerá.

Perdona, harás mejor el mundo.

La reconciliación siempre es muy agradable. Da lugar a muchas emociones positivas, te hace mejor y te hace feliz con tu amigo o ser querido con quien te ofendes.

El perdón es una forma de negociar contigo mismo.

Tú mismo te sentirás mejor cuando perdones la ofensa. Comprenderás que eres capaz de tener sentimientos y emociones positivos, y dentro de ti fusionaré todo y todo caerá en su lugar. Si las emociones negativas te corroen por dentro, entonces las positivas dan fuerza, inspiran y alientan nuevos logros. ¿No es genial?