Relación

Hasta que llegó el divorcio: 5 síntomas, que tienes una crisis en la relación


¿Qué razón puede ser un catalizador para una crisis? ¿Qué se necesita hacer para salvar a la familia y volver a amar a su cónyuge? ¿Cómo determinar que se trataba de una crisis en la vida, y no de dificultades temporales? Le ayudaremos a encontrar las respuestas a estas preguntas.

Los psicólogos han identificado durante mucho tiempo los períodos más peligrosos en la vida familiar. Las crisis de relaciones ocurren un cierto tiempo después de su inicio. Las fases activas del amor mutuo se reemplazan por períodos de declive, cuando un hombre y una mujer no pueden encontrar un punto de contacto. Sus puntos de vista divergen, hay insatisfacción con la vida juntos en general y con un compañero en particular.
Todo esto resulta en una serie de peleas, protestas silenciosas y boicots. La crisis en las relaciones es una regularidad, un fenómeno "natural". No se puede evitar, pero se puede sobrevivir. Las situaciones de crisis se están convirtiendo en una prueba severa para el matrimonio, que puede terminar en una ruptura completa de las relaciones. Si sabe a tiempo sobre la tormenta que se aproxima, entonces puede prepararse para ello.

5 signos de crisis en las relaciones.

¿Cuál es la crisis en la relación para una mujer? Una situación problemática surge cuando las nubes se juntan sobre el bienestar familiar. Una crisis siempre se expresa en emociones negativas:

No quieres un marido

La primera y más alarmante campana es la falta de atracción física hacia un hombre. Las relaciones sexuales siguen siendo uno de los componentes importantes de una relación fuerte. La satisfacción moral comienza con lo físico. Si una mujer no se siente atraída por su marido, puede ser una razón para el adulterio, que, si no destruye el matrimonio, lo sacude más.

Marido molesto

Si antes una mujer era movida por los hábitos de un hombre, ahora están enfureciendo. Quieres aislarte de él e ir a otra habitación, pero no escucharlo tomar un sorbo de té, comentar un partido de fútbol o ronronear en voz baja durante el trabajo. A veces, un sentimiento de vergüenza ardiente se mezcla con esto si el esposo lo hace todo en público, aunque una mujer nunca ha experimentado algo como esto antes.

Te parece que el marido no te aprecia.

No agradece la cena cocinada, dejó de dar flores y pequeños regalos, para dar señales de atención. La casa limpia, la ropa lavada, la vajilla lavada, los niños bien cuidados, el hombre comenzó a percibir todo esto, como una realidad. Al menos eso le parece a una mujer. Para recordarle su propia contribución a la copa de la vida familiar, es suficiente dejarla por un par de días. Deje que el hombre intente hacer frente a las tareas domésticas y sea consciente de los problemas que su esposa ha hecho frente.

Sientes que te has enamorado de tu marido.

Emociones brillantes del primer amor pasaron. Una mujer comienza a pensar que la persona con quien vive bajo el mismo techo se ha convertido en una extraña y distante para ella. Su presencia ya no causa emociones agradables, no quiero cuidar de él, y en los sueños del futuro el lugar de la segunda mitad permanece vacante.

Te sientes melancólico

Estás tan triste que quieres aullar. Una mujer comienza a llorar a menudo, se siente profundamente infeliz, deprimida e innecesaria para cualquiera.

Estos cinco signos son síntomas de una crisis en una relación, no su final. El período problemático, que puede y debe ser experimentado, para ir de la mano hacia el futuro, como en el comienzo de la vida juntos.

¿De dónde viene todo: las causas de la crisis en la relación?

La primera crisis de relación ocurre ya 2 o 3 meses después de la boda. Luego surgen problemas después de 1 año de matrimonio y después del nacimiento del primer hijo. Estas situaciones de crisis pueden describirse como pequeñas colisiones de opiniones, sin las cuales es imposible conocerse mejor y "acostumbrarse" a la pareja. Tres períodos de matrimonio son considerados los más peligrosos:

  • 3 años de relación.
  • 7 años de relación.
  • 12 años de relación.

También hay un cuarto período peligroso. Viene después de 25 años de matrimonio. Como un pájaro raro volará a la mitad del Dnieper, y un par raro vivirá juntos durante tanto tiempo. Las estadísticas de divorcio citan cifras tristes: casi la mitad de las parejas divergen después de 3 y 7 años de vida familiar. La resistencia más duradera durante 12 años y 25 años se está convirtiendo en un sueño casi inalcanzable para la mayoría de las asociaciones matrimoniales.

Debe entenderse claramente que las situaciones de crisis son naturales. No se pueden ignorar, pero se pueden encontrar completamente armados. El catalizador para una crisis en las relaciones que libera el resentimiento acumulado puede ser:

  • Cambiando la situación financiera de la familia.
  • Pérdida de trabajo de uno de los cónyuges o, por el contrario, el aumento tan esperado, después del cual el esposo o la esposa desaparecen durante días en el cargo.
  • El nacimiento de un hijo y la aparición de nuevos problemas, por lo que los cónyuges se olvidan de las necesidades de los demás.
  • Dificultades en las relaciones con familiares.
  • Crisis de la edad en la vida de uno de los cónyuges.
  • Mudarse a un nuevo lugar de residencia. Problemas con la vivienda.
  • Falta de apoyo psicológico del cónyuge.
  • Conflicto de intereses (choque de opiniones), que abrió un alma gemela desde un lado completamente inesperado.
  • Algunos agregan a esta lista también traición, pero la campaña "izquierda" es una consecuencia de la crisis, y no su causa. En una relación feliz, un compañero no está buscando placer en el lado.

Cómo sobrevivir a una crisis de relación.

Para salvar a la familia y descubrir por ti mismo y tu cónyuge nuevas facetas de las relaciones, ve al siguiente nivel de intimidad, debes seguir tres reglas de oro:

  • Perdón: la capacidad de perdonar es un verdadero arte que, por desgracia, no es accesible para todos. Dale a tu pareja una segunda oportunidad. Si realmente tropezó, definitivamente hará todo lo posible para demostrar su amor y devoción.
  • Conversación: no puedes silenciar tus problemas y aislarte de la segunda mitad, retírate en ti mismo. Un montón de quejas acumuladas tarde o temprano se liberarán y provocarán un gran escándalo. Habla con el hombre. Discutir la situación. Aprende no solo a escuchar, sino también a escuchar.
  • Compromiso: no hay situaciones sin esperanza. Puede salir de cualquier posición, pero para dos, la búsqueda de un compromiso es doblemente fácil.

Para animar las relaciones familiares, diluya la rutina de la vida cotidiana con sorpresas brillantes: manipule el cauce de la vida familiar a su manera, porque usted es el jefe aquí. Organice una cena romántica, tome entradas para el teatro, vaya a un viaje de dos días, compre un regalo para la segunda mitad sin ningún motivo, encienda chispas felices en los ojos de un hombre amado e ilumínelas usted mismo.