Relación

10 señales de que tu matrimonio estaba condenado


En cualquier sindicato, peleas, aclaraciones y dificultades son inevitables. Todo esto es superable y solucionable: lo principal es que los socios estén mutuamente preparados para trabajar en ellos mismos. Pero a veces el matrimonio está inicialmente condenado, y hay razones para esto que, a primera vista, parecen mundanas y sin sentido.

1. Te casaste a muy temprana edad.

Por desgracia, las estadísticas son tales que los matrimonios entre las edades de 18 y 25 años se rompen con más frecuencia que los posteriores. Las razones de esto son comunes: falta de experiencia, falta de comprensión mutua, falta de voluntad para resolver problemas y la decisión apresurada de formar una familia. El resultado: una tasa de divorcios abrumadora entre los jóvenes de 30 años.

2. Los socios tienen una diferencia de edad demasiado grande

Este también es un factor muy importante que afecta una vida familiar feliz. Con demasiada diferencia en la edad, los cónyuges son sorprendentemente diferentes en sus percepciones de la vida, los valores, las normas morales y los intereses. El resultado - el choque de dos eras y el divorcio.

3. Divorcios en la línea familiar de un esposo o esposa.

Está comprobado estadísticamente que si en la familia de una de las parejas, alguien se divorció previamente (padres, abuelos), es muy probable que este patrón se repita. Por supuesto, no puede igualar todo bajo una línea, pero no se olvide de ello.

4. Diferentes intereses de los socios.

Aunque dicen que los opuestos se atraen, es mucho más probable que creen un matrimonio feliz para las parejas que tienen intereses y pasatiempos similares.

5. Infancia disfuncional de uno de los compañeros.

Si un cónyuge creció en una familia disfuncional, esto dejará una huella enorme en toda su vida posterior. Como regla, estas personas tienen problemas para crear su propio matrimonio, empatía, criar a sus hijos y comprender a su pareja.

6. El matrimonio con el embarazo.

O, como dicen, "boda en una mosca". Por supuesto, hay casos en que tales alianzas existen felices para siempre. Pero a menudo, demasiada responsabilidad y la obligación de casarse precisamente debido al feto crea muchos problemas y malentendidos en la relación entre marido y mujer.

7. Diferentes valores de vida.

Este es quizás uno de los factores más importantes de todos los divorcios. Cuando las opiniones de los cónyuges sobre el futuro destino son sorprendentemente diferentes y los valores están completamente en diferentes planos, probablemente debería pensar que su vida familiar difícilmente será feliz.

8. Intimidad excesiva con los padres.

Cuando un cónyuge está excesivamente casi patológicamente cerca de alguno de sus padres (o ambos), esto deja una gran huella en la vida familiar. En tales casos, los miembros mayores de la familia comienzan a interferir completamente sin razón en la vida de sus hijos, destruyendo así su destino.

9. Ingresos sorprendentemente diferentes de los cónyuges.

Y aquí, de hecho, no es particularmente importante quién gana más, un esposo o esposa. Tarde o temprano, el que recibe menos comenzará a sentir su inferioridad y dependencia de su pareja, lo que sirve como una razón seria para los insultos, las peleas y un enfrentamiento.

10. matrimonio civil

Independientemente de lo que digan los defensores de un matrimonio civil, en esta versión del sindicato conjunto, los socios no están obligados por ninguna obligación o derecho legal. Como dicen, nadie le debe nada a nadie, por lo que en cualquier momento puede empacar y salir.