Casa

Un importante bar de la casa, según el cual los franceses determinan el bienestar de la familia.


Un corredor en cualquier hogar francés es el lugar donde se recolectan las reliquias familiares más importantes, contando historias y animándoles a entrar en sus vidas. Sorprendentemente, este es el único lugar que es más revelador, y donde se alienta el juego y la fantasía.

Las puertas de la casa revelan tu vida íntima a través de objetos profundamente personales y emocionalmente cargados que cuentan la historia de quién eres, de dónde vienes y quién quieres ser.

En otras palabras, el corredor francés nunca es solo un pasaje a otra habitación. Está diseñado para hacer que se detenga brevemente, para mirar la parte posterior del libro o el marco de la imagen, para aclimatarse en el universo de la casa. Entrar a la casa requiere que se tome el tiempo para aprender algo de la vida que encuentre dentro de la familia.

Al crear un pasillo francés necesitas recordar algunas pautas. En primer lugar, la entrada es su personalidad y la identidad de su familia, la más claramente articulada. Este es el punto de conexión entre el mundo exterior e interior, donde una persona deja eventos aleatorios que ocurren en la calle: lluvia, viento, nieve o luz solar, que entran en una esfera de vida controlada, protegida e íntima.

Escuchamos la frase “amor a primera vista” y, por supuesto, todos sabemos la importancia de una buena primera impresión. El corredor es donde ocurre este momento mágico. Este es el punto de inicio, el lugar de peso donde conocerá a la persona o la familia que desea conocer. Además, aquí es donde se presenta el estilo básico de la casa. Familia, carrera, amistad y gusto, todo esto juega un papel importante.

Lo más importante al crear tu plato es seguir la máxima: conocerte a ti mismo. La entrada a la casa es un reflejo de quien eres. Esta es la historia de tu vida y la historia de tu familia. De donde eres A donde vas Usando objetos, colores o ilustraciones, puede crear un retrato de un sueño que usted y su familia pueden guardar. Ya que la entrada es la más valiosa en tu hogar. Cuando se trata de responder a la pregunta: “¿quién eres?”, Usa este precioso territorio para crear la mejor versión de ti mismo.

Lo más importante al crear tu plato: no tengas miedo de ser creativo y creativo. Hay más espacio para la improvisación y el drama que en otras partes de la casa francesa, así que sé expresivo. Selecciona objetos que cuenten la historia de tu alma.

Unidad, armonía y orden: entender cómo estos conceptos se transfieren de su historia personal a los objetos de su corredor cambiará su hogar para siempre.

Haciendo tu pasillo francés

Tu corredor debe ser como un corredor en tu vida. Usa objetos para crear un mapa de tus gustos y tus intereses.

Elija libros, obras de arte u objetos que cuenten su historia personal: objetos de su pasado, presente e incluso del futuro. No tengas miedo de soñar. Use objetos que expresen esperanza para sus esfuerzos futuros, como la máquina de escribir de su padre en una máquina de escribir.

Organizar un lugar para los zapatos y abrigos. Me encanta el gran perchero de madera antiguo, que es el producto básico de muchas casas francesas, pero los ganchos en la pared o en el armario también funcionan.

Elija una estantería o un armario para mostrar su creatividad. Esto demostrará algunas pequeñas rarezas y le dará a tus invitados una idea del microcosmos de tu vida.

Coloque un aroma natural hecho en casa, perfume, incienso, difusor o vela para crear un aroma delicioso que signifique algo para usted.